LAS EVALUACIONES

¿SUBJETIVAS?

Según el diccionario de la Real Academia Española de la lengua:

SUBJETIVIDAD: Relativo a nuestro modo de pensar o sentir y no al objeto en sí mismo.

Mientras que las evaluaciones sean efectuadas por personas siempre tendrán un componente de subjetividad inevitable, que debería intentarse fuera el mínimo, aunque la realidad nos demuestra que no es así.

El evaluador al realizar la evaluación a su subordinado debería ponerse la mano en el corazón y preguntarse:

¿He dejado a un lado mis simpatías/antipatías hacia él y le he aplicado con rigurosa igualdad el mismo rasero que a los demás?

¿He olvidado aquella discrepancia que tuvo conmigo en público o por el contrario he considerado que es el momento de ajustarle las cuentas y de paso aterrorizar al resto de la plantilla?

¿He tenido la valentía de rechazar la evaluación que me venía impuesta de arriba aunque me haya costado un enfrentamiento con mi superior?

¿Me he olvidado de que se trataba de un prejubilable que se resiste y que para convencerle de que ya no vale hay que "calificar a la baja"?

¿Es un prejubilable, y por tanto cuanta menos incentivación extraordinaria cobre, menos le corresponde de sus derechos futuros si se prejubila?.

¿He utilizado en su contra que sus derechos saláriales penalizan el "RATIO DE EFICIENCIA " de la oficina, y evaluándolo mal a lo mejor lo trasladan y meten un muchachit@ nuevo que trabaja mas horas por menos salario?

Todas estas preguntas y sus correspondientes respuestas nos demuestran que el SISTEMA DE EVALUACIONES ES PERVERSO.

Ellos dicen que no. El sistema es pulcro y justo. No da lugar a la venganza. Pero:

------- ALGUNOS NO LO CREEMOS ASI -------
POR ESO APOSTAMOS POR EL CONVENIO COLECTIVO COMO UNICO REFERENTE PARA QUE SE RESPETEN LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES.
Cáceres, febrero 2003

¡ AFILIATE !
PARTICIPA CON NOSOTROS EN LAS DECISIONES